Soneto a Quevedo y Góngora

Que este humilde soneto muera a la sombra de estos dos genios:

Éranse dos hombres a mí pegados,
suspiros tristes, lágrimas cansadas,
este cuarteto no sería nada
sin su verbo azul y aterciopelado.

Sea por peje espada atravesado
aquel que no guarde en su quijada
el polvo gris de una mala cornada
(polvo será, mas polvo atravesado).

Y ande yo caliente cuando su hombría,
nublando su razón y sus modales,
afila su pluma: si dios los cría

que ellos se junten como dos zagales
que durante siglos de algarabía
enseñen a escribir a los mortales.

Imagen

Anuncios

4 pensamientos en “Soneto a Quevedo y Góngora

  1. Pingback: Soneto a Quevedo y Góngora | yofumoenpipa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s